10.11.2018

Fiscal General Barbara D. Underwood y la policia de Syracuse apresan a trío de extorsionadores telefónicos



SYRACUSE - La Fiscal General Barbara D. Underwood y el Superintendente de la Policía Estatal George P. Beach II anunciaron hoy las condenas por delitos graves de Giovani Ayala-Rodriguez, alias "George Peters", 27, de Puerto Rico, y Orlando Gonzalez-Rivera, 26, de Syracuse, por sus respectivos roles en un elaborado esquema de extorsión telefónica que operaba en el condado de Onondaga y en todo el estado de Nueva York. 

El cabecilla Ayala-Rodríguez será sentenciado a de 6 a 12 años en una prisión estatal y se le exigirá que pague $14,549 en restitución. El coacusado González Rivera fue sentenciado a seis meses de cárcel. El caso contra el coacusado Eligio Jiménez-Correa continúa en curso.


"Aterrorizar a los neoyorquinos inocentes para hacer dinero rápido es inconcebible", dijo la Fiscal General Underwood. “Los neoyorquinos deben continuar en alerta máxima y usar nuestros consejos para protegerse de las llamadas fraudulentas. No dudaremos en procesar en la mayor medida de la ley a aquellos que intentan extorsionar a los neoyorquinos”.

El Superintendente de la Policía del Estado de Nueva York, George P. Beach II, dijo: “Felicito a la Oficina de la Fiscal General y a nuestros miembros de la Policía del Estado por su arduo trabajo al exponer esta atroz extorsión. Estos criminales se aprovecharon de la vulnerabilidad de más de 55 víctimas. 

El procesamiento de estas personas envía un fuerte mensaje de que aquellos que estafan a personas inocentes tendrán que rendir cuentas por sus crímenes y llevados ante la justicia. "Quiero agradecer a quienes trabajaron para poner a estos delincuentes tras las rejas para que ya no puedan aprovecharse de nadie más con sus estafas financieras".

Después de recibir múltiples quejas de las víctimas, en marzo de 2018, la Fiscalía General emitió una alerta al consumidor advirtiendo a los neoyorquinos de este esquema de extorsión. Una investigación conjunta realizada por la Oficina de Delitos Criminales Penal y Crímenes Financieros de la Fiscalía General del Estado de Nueva York y la Policía del Estado de Nueva York identificó a más de 55 víctimas en todo el Estado de Nueva York, incluso en los condados de Onondaga, Kings, Nassau, Oneida, Madison, Oswego, Cayuga, Niagara, Cortland, y Genesee.

El elaborado esquema de extorsión fue conducido por Giovani Ayala-Rodríguez, Eligio Jiménez-Correa y Orlando González-Rivera. Ayala-Rodriguez llamaría a números de teléfono secuenciales, que contienen el mismo código de área y el prefijo de tres dígitos. 

Cuando una posible víctima respondió, Ayala-Rodriguez, que a menudo usa el alias George Peters, afirmó que los familiares cercanos de las víctimas sufrieron un accidente automovilístico que resultó en una lesión para su sobrino. 

Ayala-Rodríguez afirmó haber secuestrado al hermano, cónyuge o padre de la víctima de la supuesta escena del accidente en una residencia cercana donde serían retenidos hasta que la víctima pagara un rescate para cubrir los gastos médicos del sobrino. 

Ayala-Rodríguez amenazó con causar daño físico al miembro de la familia de la víctima si no se pagaba un rescate, y afirmó que él y su sobrino eran narcotraficantes y / o pandilleros. Para inculcar aún más el miedo, imitaría los sonidos de una víctima rogando, el llanto y siendo asaltada. Cuando ciertas víctimas dudaron en cumplir con sus demandas, Ayala-Rodríguez amenazó con disparar y matar a sus seres queridos.

A algunas víctimas se les pidió pagar el dinero del rescate siguiendo una serie de instrucciones para entregar el dinero en "ubicaciones" específicas. En otros casos, se les ordenó a las víctimas pagar dinero del rescate a través de transferencias bancarias a cuentas específicas en los Estados Unidos y / o Puerto Rico, incluidas las transferencias de dinero de Walmart a Walmart. Jiménez-Correa y González-Rivera supuestamente participaron en el plan recogiendo el dinero entregado por las víctimas.

Después de pagar el dinero del rescate, supuestamente muchas víctimas fueron dirigidas a hospitales del área para recoger a sus familiares, solo para enterarse de que fueron víctimas de un elaborado y aterrador engaño, y de que sus familiares nunca habían estado en accidentes automovilísticos ni habían sido secuestrados.   El cabecilla Ayala-Rodríguez se declaró culpable hoy ante el Honorable Matthew J. Doran en la Corte del Condado de Onondaga de dos cargos de Gran Robo en el Segundo Grado, un delito mayor de Clase "C" y un cargo de Conspiración en el Cuarto Grado, un delito de Clase "E" . El 30 de octubre de 2018, Ayala-Rodríguez será sentenciado a 6 a 12 años en una prisión estatal y se le ordenará pagar $14,529 en restitución.

González-Rivera se declaró culpable el 24 de agosto de 2018 ante el Honorable Matthew J. Doran de un cargo de Conspiración en Cuarto Grado. El 13 de septiembre de 2018, González-Rivera fue sentenciado a seis meses de prisión seguido de cinco años de libertad condicional.   La próxima comparecencia ante el tribunal de Jiménez-Correa está programada para el 17 de octubre de 2018.



.

.