9.11.2017

El Papa sufre un ligero golpe en la cara en su viaje a Colombia.


El papa Francisco sufrió este domingo un pequeño golpe en la ceja y el pómulo izquierdo durante el recorrido en el papamóvil por el barrio cartagenero de San Francisco. 

El pontífice se golpeó con el cristal del vehículo y una gota de sangre le manchó la esclavina. El comandante de la Gendarmería Vaticana, Doménico Giani, le hizo una cura y Francisco siguió con sus actividades en Cartagena de Indias. 

"El papa está bien, se golpeó con el cristal del papamóvil, tiene un golpe encima de la ceja y en el pómulo y se le ha aplicado hielo", dijo el portavoz vaticano, Greg Burke. Después de la cura y de saludar a algunos fieles, Francisco abordó de nuevo el papamóvil para dirigirse a la iglesia de san Pedro Claver, en el centro histórico de Cartagena, y orar ante las reliquias del jesuita español del siglo XVII. 

Francisco, por su parte, ha restado importancia al incidente: "Me di una puñada, estoy bien", ha dicho el pontífice a un periodista de Caracol Radio al salir de la casa de Lorenza, una humilde mujer a la que visitó en el barrio San Francisco de la urbe caribeña, según se ve en un vídeo de esa emisora. 

En la casa de Lorenza le aplicaron hielo en las dos heridas y le lavaron la esclavina, que se veía aún húmeda al momento de abandonar la vivienda, de donde salió sonriente y con una pequeña cura blanca en la ceja izquierda. "Estoy contento. No lo siento", dijo el papa al referirse el golpe.


.

.