6.19.2017

"Tó lo que sobra es mío".“Sobrantes” en obras de Odebrecht se usaron a albedrío de funcionarios

SANTO DOMINGO. De las 17 obras que ejecutó y/o ejecuta la empresa Odebrecht en el país, algunas no agotaron todos los recursos que se contrataron para financiarlas, y los funcionarios encargados de las dependencias que las ejecutaban decidieron usar, donde mejor les parecía, el sobrante de esos recursos.
Tal es el caso del proyecto del Acueducto de Samaná, que tuvo un remanente de su presupuesto complementario de US$5.6 millones, así como el proyecto de la Presa de Pinalito, en Constanza, del que se transfirió unos US$11 millones para una carretera.
El contrato para el Proyecto del Acueducto Múltiple de Samaná se firmó en octubre del 2005 entre el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillado (Inapa) y el Consorcio Bahía de Samaná, por un monto de US$164,799,642.00.
En la resolución aprobatoria de la adenda 2 del contrato, firmada en abril del 2009, se indica que “el financiamiento será cubierto por los créditos externos denominados “Financiamiento Inicial” y por el “Financiamiento Complementario”, por montos de US$115,200,000.00. y US$50,286,572.24, respectivamente.
El 11 de agosto del 2009, durante una reunión con los miembros de la Comisión de Obras Públicas y Comunicación Vial de la Cámara de Diputados, el entonces director de Inapa, Mariano Germán, explicó que “a raíz de una discusión técnica del proyecto con el contratista, se determinó que, efectivamente, había una parte de las obras que estaban en el contrato original como derecho adquirido y que nosotros lo sacamos porque entendimos que no era necesario, puesto que estas obras ya estaban finalizadas”.

.

.