6.06.2017

Cada vez es peor el tránsito de Nueva York

El tráfico vehicular en varias zonas de Manhattan cada vez está peor, al punto que muchas veces resulta más efectivo caminar que ir en auto por calles que parecen gigantescos estacionamientos, algo que está aumentando la frustración de los ciudadanos y la presión para que las autoridades tomen medidas radicales y efectivas para resolver el problema.
Así lo denunció este lunes el presidente del Comité de Transporte del Concejo MunicipalYdanis Rodríguez, durante una audiencia pública para analizar la problemática de la congestión vehicular en la Gran Manzana. “Como la mayoría de los neoyorquinos puede decir, nuestras calles parecen estacionamientos por la lentitud del tráfico”, comentó el líder político.
Rodríguez reveló datos que muestran que en los últimos cinco años, la velocidad con la que se mueven los automotores principalmente en el centro de Manhattan se ha reducido en 10%. Esta disminución, que pasó de 9.4 millas por hora en el 2010 a 8 millas por hora actualmente, ha provocado que aumenten los “trancones” y “embotellamientos”, lo que además de causar estrés entre los conductores y pasajeros, tiene un impacto enorme en la economía.
“Los costos regionales de congestión son de $13,000 millones en pérdidas de producción económica y 52,000 trabajos cada año”, destacó el concejal. “Estos costos han crecido en la última década mientras nuestra economía se expande y el tráfico se ha convertido en una pesadilla”.
Propuesta de ley
El concejal Mark Levine, quien también asistió a la audiencia, destacó que algunos de los responsables en el considerablemente aumento de la congestión, no sólo en Manhattan sino en partes de Brooklyn, son los vehículos repartidores de víveres a domicilios. Por ello, mencionó la urgencia de aprobar la iniciativa de ley 1031, que ordena al Departamento de Transporte (DOT) realizar un estudio de congestión vehicular de los camiones repartidores en las horas del día para buscar soluciones.
“Tenemos que mirar la manera en que la Ciudad de Nueva York puede manejar de manera más efectiva el problema de la congestión”, comentó Levine.

.

.