2.21.2017

Yordano Ventura intentó suicidarse en 2016 y fue enemigo de su madre los últimos 11 meses

SANTO DOMINGO. Yordano Ventura solo tenía 25 años y US$24 millones asegurados cuando murió el pasado 22 de enero en Juan Adrián. Pero su vida fuera del terreno era un caos enorme que solo el último año incluyó el intento de suicidio, enemistarse con su madre por 11 meses hasta su muerte y hubo que llamar al 911 en Arizona por una supuesta amenaza mortal atribuida a una advertencia de su suegro, cercano al Partido de la Liberación Dominicana.
También le pincharon las cuatro gomas de una jipeta y le dejaron el mensaje: “Volvemos por ti”. Su etapa escolar terminó a los 14 años cuando tuvo una confrontación con un profesor que consideró lo trató con rudeza y para ayudar a su madre en lo económico, ya que su padre había emigrado a Alemania y lo había abandonado.
En sus 195 libras cargaba tanto peso que llegó a decir: “algunas veces me gustaría todavía ser el chofer de camión de mi abuelo manejando por Las Terrenas y no ser Yordano Ventura”.
El periódico The Kansas City Star dedica un extenso reportaje de 146 párrafos, 4,099 palabras con más de una docena de entrevistas adornado con 11 fotos, siete vídeos y un mapa para describir la corta pero tumultuosa vida de este joven que parecía tenerlo todo para convertirse en una leyenda.
María del Pilar Sangiovanni, la esposa de Ventura, relató que el ex lanzador estaba perdido cuando salió de San José de Ocoa rumbo a Constanza (donde ella vivía) la noche del 22 de enero y tenía problemas con el GPS. La última de varias llamadas la hizo a las 4:23 de la madrugada. El Jeep Wrangler en el que murió no era su favorito, sí lo era su jipeta Cadillac, pero había tenido un accidente esa semana y un Toyota Corolla que usaba a menudo no tenía gasolina.
La última vez que habló con su madre fue el 14 de febrero de 2016. La familia no asimiló el matrimonio con Del Pilar, el 26 de enero del año pasado, lo que provocó una rotura, en parte porque esta tenía un matrimonio con un extranjero que ella reconoce era por negocios para que él pudiera estudiar en el país, pero del que se había divorciado en noviembre de 2015. 
El padre de Ventura vive en Alemania y la persona de su mayor confianza en la familia era su abuelo materno, Raúl Hernández, a quien incluso salvó de la quiebra la ferretería que había fundado en 1995 y les compró tres camiones Daihatsu. Allí manejaba camiones desde los nueve años.

.

.