2.21.2017

Pandilla Sur 13 se adueña de calles de Queens

Nueva York – Las calles de Corona, en Queens, revelan lo que tanto temen sus residentes y lo que han denunciado los legisladores locales durante los últimos meses: la violencia de pandillas.
Basta adentrarse al vecindario para comprender por qué muchos residentes evitan salir después de la medianoche. Los grafitis de la pandilla mexicana Sur 13 (también conocida como Sureños 13) advierten del riesgo, un asunto que no es desconocido para la Policía de Nueva York (NYPD), ni para los testigos de los asesinatos y tiroteos a manos de los miembros de ese grupo criminal.
“Son muchachos violentos y están armados. No tienen miedo de morir ni de matar, no les importa nada. Esos garabatos (grafitis) en las paredes parecen cualquier cosa, pero no tienen nada de inofensivo. En cualquier momento ocurrirá otro tiroteo como el del 5 de mayo (de 2015), de eso estamos seguros”, dijo José González, un residente del área por unos 30 años.
“¿Quién no se acuerda de esa muerte? La balacera ocurrió a plena luz del día en un día festivo”, dijo una comerciante de la zona. “Esa gente no se toca el corazón para sacar la pistola y disparar. La calle estaba llena de gente ese día”.
El tiroteo en Jackson Heights no es el primer incidente de la pandilla que ocupa los titulares de la prensa neoyorquina. En 2012, la policía realizó 15 arrestos de supuestos miembros de las pandillas Los Vagos y Sur 13, acusados de actos de disturbio durante el festival mexicano de la 116 Street de East Harlem.
Pero la implacable pandilla Sur 13 es más activa en Queens, además de algunos sectores de Long Island (Hempstead y Riverhead) y Brooklyn (Bushwick). De acuerdo con el 2015 National Gang Report, del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), los sureños son uno de los grupos criminales de más rápido crecimiento en Estados Unidos.
Según un mapa interactivo publicado en 2015 por el Daily News, con datos de la Policía, los sureños son activos en los confines del cuartel 110, que abarca los barrios de Corona y Elmhurst, información que confirmó el senador estatal José Peralta.
“La rivalidad entre pandillas callejeras (incluyendo Sur 13) ha generado demasiada violencia durante demasiado tiempo. El año pasado incluso organicé una reunión pública para tratar el tema de las pandillas en nuestras comunidades a raíz del aumento en delitos violentos perpetrados por pandilleros”, dijo Peralta respecto a la queja y preocupación de sus constituyentes. 
Los residentes de Corona comentaron que la rivalidad entre la Sur 13 con miembros de otras pandillas, como la 18, que opera en la 82 Street de Jackson Heights, ha generado sangrientas peleas en la zona, pero también responsabilizan a las bandas de otras actividades delictivas.

Según los vecinos y comerciantes, las pandillas estarían vinculadas a la venta de documentos falsos y prostitución a lo largo de la Roosevelt Avenue y zonas aledañas, además de supuestos asaltos a trabajadores que residen en el área.

“Los sureños usan el azul para identificarse, también el número 13 en números romanos (XIII). Usan mucho el 13 en la ropa y en los tatuajes, también se tatúan a la Virgen de Guadalupe y andan con sus rosarios. Yo no dejo que mis hijos usen azul, no sea que los confundan”, dijo Teresa María Suárez, una madre del área. “Yo he escuchado todo eso en la escuela. Si los padres dicen cosas es por algo. Aquí se dice que los pandilleros tienen que ver con todo lo que pasa en la Roosevelt. Es gente muy mala”.
Según el reporte del FBI, además de la distribución de drogas para cumplir con el objetivo primario de ganar dinero, las pandillas “están aumentando su participación en los delitos de alto beneficio económico, como el tráfico sexual y la prostitución (…) Las pandillas también continúan formando alianzas con otras organizaciones criminales para ampliar sus redes”, dice el reporte.
“Por lo tanto, las pandillas se han relacionado con organizaciones criminales transnacionales mexicanas o anillos de tráfico sexual y grupos extremistas. Las pandillas también están aumentando su uso de la tecnología -especialmente en las redes sociales- para difundir su mensaje y reclutar nuevos miembros”, indicó el FBI.
En las calles de Corona es fácil encontrar grafitis de los sureños. Algunas de las leyendas, generalmente trazadas con pintura en aerosol azul, están escritas sobre los grafitis de otras pandillas, como Sombra Negra, una banda ecuatoriana inactiva.
“Sé que los sureños no pueden entrar a ciertas calles de la zona, por la pelea de los territorios. Supuestamente se pelean el control de las casas de prostitución y los puntos de venta de droga. Es los que se dice por aquí, pero en realidad sólo la policía sabe lo qué pasa”, dijo el dueño de una bodega.
La violenta pandilla, que tiene su origen en el sureste de California, no sólo recluta a jóvenes mexicanos y mexicoamericanos de Queens, según vecinos. La banda también persuade a migrantes recientes de Sudamérica y Centroamérica, especialmente a los menores no acompañados.
La presencia de la temida pandilla no sólo es visible en las calles de Queens, también en los videos de YouTube, en los que enaltecen su territorio, en los límites de la 90 Street.
“Antes para hallar a un pandillero tenías que conocer las calles, ahora sólo tienes que meterte a sus perfiles de Facebook o Instagram”, dijo un ex pandillero. “Les gusta exhibirse en internet, quieren ser idolatrados. Quieren mostrarse a sus rivales, pero es algo muy estúpido, porque la policía siempre sabe cómo hallarlos”.

.

.