1.25.2017

Congresista Adriano Espaillat responde a las órdenes sobre inmigración de Trump

WASHINGTON, D.C. – El congresista Adriano Espaillat (NY-13) emitió la siguiente declaración en respuesta a la orden ejecutiva en inmigración del presidente Trump:

"Estoy profundamente preocupado pero no sorprendido por las políticas de línea dura del presidente Trump sobre la reforma migratoria. La agenda antiinmigrante del Presidente es una continuación de la retórica irracional y de odio que hemos presenciado antes, y se opone a lo que somos como estadounidenses y a lo que creemos como nación.

"En 1987, el presidente Ronald Reagan emitió uno de sus discursos más famosos: '¡Derriben ese muro!', le dijo al líder soviético Mikhail Gorbachev para insistir en que abriera la barrera que dividía al Berlín Oeste del Berlín Este. Fue un momento de esperanza, de fuerza y de carácter que impulsó a nuestro país a ganar un mayor respeto y estándar de nuestra identidad en toda la comunidad global.

 "Hoy, en marcado contraste, la orden del presidente Trump de construir un muro de $25,000 millones de dólares para dividir comunidades, separar familias y perpetuar el miedo y el odio establece un precedente peligroso y falla en elevar a nuestro país y perjudica la confianza en nosotros en el exterior. Las consecuencias económicas serán devastadoras para la ciudad de Nueva York, ya que las órdenes de hoy ponen en peligro a nuestras comunidades, pues los fondos, en lugar de asegurar nuestra ciudad, serán redirigidos a la construcción del muro. Estas acciones ejecutivas también restauran el programa Comunidades Seguras, que perjudican las relaciones entre la policía y la comunidad inmigrante.

"Como miembro del Congreso, y una persona que una vez fue inmigrante indocumentado, apoyo una reforma migratoria de sentido común y me niego a aceptar el racismo y la intolerancia como una solución política. No voy a ser presa de la intimidación, y voto por luchar y desafiar al presidente Trump en todas y cada una de las políticas antiinmigrantes que reducen los valores estadounidenses y nuestra posición como un faro de esperanza y libertad para todos".

.

.