8.13.2016

El cielo lloró la despedida Yankee de Alex Rodríguez


Foto  NYPost
Las nubes de mal agüero, oscuras,  flotaron sobre el Yankee Stadium igual que los Yankees, cuando la ceremonia en honor de Alex Rodríguez estaba a punto de empezar.

Pero eso fue sólo el principio.

Porque entonces comenzaron los truenos, justo después de que el toletero comenzara a trotar en el campo y el locutor del estadio, Paul OIden narrara  algunos números de la época de Rodríguez en el Bronx, logrando un aplauso aún más fuerte de lo que sonaban los truenos.

Y cuando mostraron un mensaje en video de Lou Piniella a su ex jugador que los asistentes vieron en las pizarras, el cielo volvió a aclarar.

Así como los dueños de los Yankees Jennifer y Hal Steinbrenner  se apresuraron a darle regalos a Rodriguez que incluían una base firmada y una camiseta enmarcada, comenzó un aguacero tan fuerte que los fanáticos tuvieron que correr a guarecerse..

Y por si fuera poco, la presentación de Mariano Rivera en el campo motivó una ovación mucho más grande entre la multitud, que la tibia de Rodríguez  mientras el tiempo empeoró.

Cuando se hizo evidente que el tiempo no iba a cambiar, Rodríguez y el resto de su familia se dirigió al dogout y cuando Olden pidió a la multitud que diera otra ovación a Rodríguez, los truenos volvieron a sonar  hasta el punto en que algunos esperaban que la ceremonia terminaría así y que Alex Rodríguez fuera capaz de sobrevivir a su propia ceremonia.

Recordemos que fue menos de 24 horas antes en Boston cuando a Rodríguez se le preguntó sobre la posibilidad de que el mal tiempo pudiera interferir con su despedida; el toletero desestimó la idea diciendo: "Estoy seguro de que hay una excelente posibilidad de que no llueva. Me voy a mantener optimista todo el camino hasta la línea de meta ".

Debió haber sabido mejor.

En general, fue una "celebración", incómoda,  no sólo por los años de Rodríguez con los Yankees- que estuvieron llenos de controversias- sino esta última semana,  que no fué según lo planeado.

Y desde que Alex se fué del terreno mojado, la lluvia se detuvo casi de inmediato y el cielo azul volvió a estar sobre el estadio.

"En realidad, uno nunca se prepara para este día, pero aquí está y es de esperar que uno llegue a disfrutar de él," Rodríguez dijo más temprano el viernes. 

.

.