8.05.2016

Criollos “se llevan” en tres días mitad presupuesto MLB. Hay 12 prospectos con bonos millonarios


SANTO DOMINGO. En menos de 72 horas, los equipos de las Grandes Ligas comprometieron en prospectos dominicanos casi la mitad de todo el presupuesto que tienen autorizado ejecutar durante el año fiscal 2016-2017 que se abrió el pasado sábado en la mañana.
Datos compilados por DL provenientes de agentes, entrenadores y ejecutivos de equipos, estos últimos hablando bajo condición de no revelar sus nombres, indican que 102 adolescentes criollos han firmado por un valor de US$43,108,000.
Esa cifra es superior a todo el dinero que destinaron los clubes de la MLB a sus fichajes en el país en todo el año 2010, cuando dispusieron US$41,867,000 para incorporar 429 jóvenes.
La MLB autorizó US$87 millones para todo el mercado internacional.
De los que pactaron el sábado pasado, hay 12 que lo hicieron por un millón o más, una cifra por encima del pronóstico, y que sólo fue superada por los 18 que lo lograron en 2015, cuando se estableció un récord en dinero invertido.
Hay otro jugador que negocia un pacto de siete cifras que puede materializarse en las próximas horas, reveló un entrenador a DL.
Del grupo firmado el pasado fin de semana, la Dominican Prospect League (DPL) asegura que jugaron en su circuito 73 peloteros que pactaron por alrededor de US$27 millones, sin incluir al cubano Lázaro Armenteros “Lazarito”, considerado una joya, quien pactó por US$3 millones.
“Lo que ha cambiado es que los equipos tienen confianza en el producto ahora más que antes, parte de eso tiene que ver con el resultado de muchos de los jóvenes que han salido de la DPL que ahora tienen éxito”, dijo Ulises Cabrera, vicepresidente de la DPL.
“Al fin lo que queremos es abrir las puertas, tanto para los jóvenes como para las organizaciones para poder tomar decisiones correctas en base de informaciones sólidas y asegurar que los jóvenes dominicanos reciban el valor merecido en base a su talento”, explicó Cabrera, cuyo proyecto ha gestionado cerca de 700 firmas desde 2009 por más de US$230 millones.
La clase media
De momento, van 22 jugadores que han recibido bonos entre US$300 mil y US$800 mil, y otros 29 entre US$180 mil y US$299 mil. En esa lista aparece George Bryner Bell, a quien Oakland le dio US$500 mil. Su padre, el ex toletero George Bell, tuvo las palabras de exhortación en el acto de la DPL en la que durante 25 minutos habló sobre su experiencia en ligas menores y el Big Show.
La DPL presentó a una docena de jóvenes que no ficharon en 2015 cuando estuvieron hábiles por primera vez, pero que fue el pasado fin de semana que pudieron firmar.
Entre ellos figura Jefry Ramos, de 17 años, a quien los Bravos dieron US$250 mil.
NPerez@diariolibre.com
Dos apuestas para el campo corto
Si bien en 2008 entregaron US$4.2 millones a Michael Ynoa, los Atléticos de Oakland han sido cautos a la hora de entregar bonos de más seis dígitos.
Pero este año aparecieron dos torpederos que “enloquecieron” a Raymond Abreu, el jefe de operaciones del conjunto verde en América Latina. Se trata de Yerdel Vargas, oriundo de Invivienda en Santo Domingo Este, y Marcos Brito, de Barrio Azul, en San Pedro de Macorís.
A Vargas, el conjunto californiano entregó un cheque de US$1.5 millones y a Brito otro de US$1.1 millones, los primeros endosos de ese nivel en ocho años.
De Vargas, de 5’11 y 170 libras, dicen los reportes de escuchas que tiene una de las mejores manos, pero que puede terminar en segunda o tercera.
“No me veía haciendo otra cosa que jugar béisbol, a pesar de que estudié. Mi jugador de toda la vida siempre ha sido Alex Rodríguez, y lo va a seguir siendo para toda mi vida. Independientemente de todo lo que se diga”, dijo Vargas.
Brito se considera un aventajado. Su hermano Antony firmó en 2014 por apenas US$15 mil con los Rockies, y al año siguiente le pegó fuego a la categoría de novatos en la que jugó en su debut en Estados Unidos.
“Él es un ejemplo de que el bono no hace pelotero. Yo he copiado mucho de él , y si firmé por tanto dinero es porque él me enseñó”, dice Brito.

.

.