7.20.2016

Las dominicanas que se respetan, están inconformes con el gobierno, porque a ellos les de la gana.


  
Hoy es un día para sentir vergüenza. Vergüenza de unos senadores que ayer archivaron la investigación sobre el origen de la fortuna de Félix Bautista y de unos diputados que entienden que las vidas de las mujeres valen muchísimo menos que una mierda. 

Lo triste es que las vidas que quedan mancilladas son las de las de las mujeres que no tienen la posibilidad de encontrar paliativos en caso de un embarazo que les joda la vida: nosotras vivimos otra realidad. 

¿Cuántas mujeres más tendrán que morir para que los "honorables" entiendan que el aborto es mucho más que un antojo? Nadie tiene derecho a decirnos qué hacer y qué no hacer con nuestros cuerpos. 

Mucho menos cuando se trata de casos como el de una violación, malformación o riesgo de perder la vida. 

¡Qué triste es ser mujer en un "país" en el que no somos nada! ¡Hoy tengo la dignidad en suelo! ¡Hoy me cuesta levantar la mirada! ¡Hoy cuesta ser feliz... a pesar de que haya motivos para ello! ¡Hoy no hay buenazos días!     

.

.