7.04.2016

Francisco Ozoria Acosta nuevo arzobispo de Santo Domingo, puesto que ocupaba el cardenal




Santo Domingo, RD.- Tras meses de rumores y conjeturas el papa Francisco designó un nuevo arzobispo en República Dominicana, se trata del obispo de la diócesis de San Pedro de Macorís, Francisco Ozoria. La información fue confirmada de manera oficial por El Vaticano.
Ozoria sustituye a monseñor Nicolás de Jesús López Rodríguez, quien hasta la fecha y durante años ocupó esa posición.

La designación de Ozoria ha sido una sorpresa en el seno de la Iglesia y para la sociedad, ya que se había conjeturado que el sustituto de López Rodríguez sería un obispo de Santo Domingo.

El pontífice argentino aceptó la renuncia del cardenal López Rodríguez en aplicación del artículo 401/1 del código canónico que la prevé al haber cumplido los setenta y cinco años de edad.
Ozoria Acosta, que procede de la diócesis de San Pedro de Macorís, nació el 10 de octubre de 1951 en Nagua, diócesis de San Francisco de Macorís, en la República Dominicana.
Realizó estudios elementales en las escuelas Payita y Mercedes Bello de Nagua; posteriormente estudió en el Seminario San Pío X de Licey al Medio en Santiago de los Caballeros.
Estudió filosofía en la Universidad Madre y Maestra de la archidiócesis de Santiago de los Caballeros y teología en el Pontificio Seminario Santo Tomás de Aquino de la misma archidiócesis.
Fue ordenado presbítero el 2 de septiembre de 1978 en la diócesis de San Francisco de Macorís; tras su ordenación presbiterial recibió los siguientes encargos: director de la ópera diocesana para las vocaciones sacerdotales en la diócesis de San Francisco de Macorís y vicerrector y formador del Seminario menor de la diócesis de La Vega (1978-1981).
Posteriormente fue vicario episcopal para la pastoral y párroco de María Madre de la Iglesia (1981-1988) luego párroco durante nueve meses de San José la Bomba de Cenoví, de San Juan Bautista de Pimentel (13 meses) y de Santa Ana de San Francisco de Macoris (2 años).
En 1988 fue enviado a Roma para estudiar en la Pontificia Universidad Lateranense, donde se licenció en 1990 en teología pastoral.
De regreso en la República Dominicana fue formador y profesor de teología pastoral en el Pontificio Seminario Santo Tomás de Aquino de la archidiócesis de Santo Domingo (1990-1992).
Fue párroco de la parroquia de la Santísima Trinidad de Nagua y de la de San Francisco de Asís de El Factor (1992-1997), y también de la de Santiago Apóstol de Arroyo al Medio.
El 1 de febrero de 1997 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis de San Pedro de Macorís; en la Conferencia Episcopal Dominicana fue presidente de la Comisión Nacional para Laicos, de la Comisión Nacional de Pastoral de la Movilidad Humana, de la Comisión Episcopal de Pastoral Haitiana y para los Trabajadores de la Salud.
Además de este nombramiento el papa aceptó la renuncia como auxiliar de la archidiócesis de Santo Domingo de monseñor Amancio Escapa Aparicio, obispo titular de Cene, según los artículos del código canónico referidos a quienes cumplen los 75 años.

.

.