6.25.2016

Felicito a mi amigo, doctor César Mella por ser electo director del Inst. Dom. de Seguros Sociales.


Tras la escogencia de parte del Consejo Directivo de una terna encabezada por el psiquiatra César Mella para ocupar la dirección del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), el doctor Sabino Báez, quien fuera su director por 11 años, se despidió del cargo.
La terna se escogió pasado el mediodía de ayer, durante una reunión del Consejo Directivo del IDSS, realizada en la sede de la institución, desde donde se envió con urgencia una comunicación al Palacio Presidencial con la resolución.
Previamente, Mella había informado en un programa radial la petición que le hiciera al respecto del jefe del Estado.
Al tratarse de un organismo tripartido, el decreto que nombra al director del IDSS debe ser antecedido de una terna escogida por su Consejo Directivo. Una vez se establezca la destitución formal mediante decreto presidencial, se supo que el doctor Báez sería nombrado asesor médico del Poder Ejecutivo.  
El doctor Báez deja el IDSS sumido en una grave crisis que se refleja en el deterioro de los servicios hospitalarios, incluyendo el casi cierre del hospital de la Mujer Dominicana. Díaz atrás, Báez, había revelado a Listín Diario que esa institución se encontraba asfixiada financieramente y que el dinero que recibía sólo alcanzaba para pagar la nómina.
Tras concluir la reunión del Consejo, el doctor Sabino Báez se reunió con sus colaboradores más cercanos a quienes agradeció el apoyo recibido. Asimismo le dirigió una carta al personal donde le agradece la colaboración durante el tiempo que tuvo al frente de esa “compleja institución”.
“Agradezco profundamente la ayuda que en la búsqueda de soluciones permanentes a problemáticas internas, ustedes participaron en esta gestión. Reciban mi afecto y mi eterno agradecimiento. Dios y la Patria tomen en cuenta su patriótica labor”, dice el doctor Báez en su carta de despedida.  
Previamente, el Consejo Directivo había destituido a la gerente financiera Elsa Peña.

.

.