6.20.2016

Acusan a altos oficiales del NYPD por soborno y conspiración

Continúan rodando las cabezas en el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), por el caso de corrupción que involucra oficiales que recibieron regalos a cambio de favores. En una rueda de prensa el fiscal del Distrito Sur de Nueva York Preet Bharara, anunció esta mañana del arresto y acusación formal de tres altos miembros de la Uniformada, al igual que un civil.
El subinspector James Grant y el subjefe Michael Harrington fueron arrestados por aceptar regalos a cambio de favores de parte del residente de Brooklyn Jeremy Reichberg, recaudador de fondos de la campaña de Bill de Blasio, y quien también fue arrestado este lunes.
Según Bharara, Reichberg presuntamente le dio miles de dólares en forma de regalos a los oficiales para “tener una fuerza policíaca privada para ellos y sus amigos”. Un negociante, amigo de Reichberg, ya se declaró culpable y está ayudando a las autoridades con la investigación.
Entre los regalos que recibieron Grant y Harrington destacan viajes privados a Las Vegas para el Super Bowl, lo cual costó $57,000 sólo para el avión; dos noches en un hotel en Roma, valorado a más de $1,000; la contratación de obras para su casa, valorado en alrededor de $12,000; y joyas.
A cambio Reichberg recibía escoltas privadas para él y sus socios, acceso VIP a eventos en la Ciudad, una tarjeta especial para evitar multas, y recursos del NYPD para vigilar eventos religiosos. Además Grant ayudó a Reichberg a recibir de manera expedita una permisos de porte de armas.
Los arrestos esta mañana fueron realizados por el FBI. “Los presuntos abusos de poderes en este caso no son crímenes sin víctimas”, dijo Diego Rodríguez, el subdirector del FBI encargado. “Las víctimas son los ciudadanos de Nueva York, quienes dependen en los oficiales que deben cumplir con su deber jurado. Las víctimas son los policías honrados que hacen todo lo posible para respetar la ley y proteger al público. La víctima es la confianza del público en la ley “.
El tercer policía arrestado fue David Villanueva, quien por más de una década trabajó en la División de Permisos de la Uniformada, cual aprueba o niega la autorización para portar armas. Villanueva asistió a Alex Lichtenstein, quien ya ha sido arrestado por la FBI, con un negocio para acelerar el proceso de permiso de armas.
Esta división recibe alrededor de 5,000 solicitudes anuales y usualmente el proceso dura varios meses. Lichtenstein cobraba hasta $18,000 a individuosquienes querían armas pero tenían récords criminales o fallos en su historial, lo que evitaría que los permisos les fueron aprobados.
Villanueva aceptó dinero en efectivo, botellas de licor, y paseos en limusinas para acelerar el proceso a los clientes de Lichtenstein. Ese oficial ahora enfrenta cargos de soborno y conspiración. Un policía que trabajaba bajo el mando de Villanueva, Richard Ochetal, también se declaró culpable y está ayudando a la Policía en la investigación de este caso.
Los cargos forman parte de una investigación sobre corrupción policial en el Sur de Brooklyn que el Departamento de Justicia federal comenzó hace varios meses.

.

.