12.11.2015

¿Ud. tiene 40 años o menos? ¡Olvídese del Seguro Social para el retiro!

Luego que la Junta de Fideicomisarios del Seguro Social y el Medicare, afirmara muy claramente la futura quiebra de la “seguridad social en su conjunto”, y que el público debe “prepararse”, el Congreso propone una escalofriante solución.
Por Simon Black

El 14 de agosto de 1935, el presidente Franklin Roosevelt llegó a su escritorio en la Casa Blanca para firmar la Ley del Seguro Social. Su aprobación fue un proceso legislativo contencioso, algo así como el Obamacare de sus días.

Los políticos fiscalmente conservadores se burlaban del programa por sus obvios costos a largo plazo, la burocracia masiva que crearía, y el enorme aumento de impuestos que representaba para los trabajadores.

Pero Roosevelt fue capaz de encontrar el apoyo necesario y logró la aprobación de la ley.
Y justo antes de firmarlo, él proclamó con orgullo que la ley pasaría a la historia “como una protección para los futuros gobiernos, contra la necesidad de endeudarse para proporcionar alivio a los necesitados”.
No hace falta decir que eso no sucedió. En realidad, fue todo lo contrario.

Deudas trillonarias
Al igual que la mayoría de los gobiernos occidentales, el gobierno de Estados Unidos se ha endeudado profundamente para financiar sus programas del seguro social.

Oficialmente, el gobierno de Estados Unidos tiene ahora una deuda de $18,500 mil millones, y la Seguridad Social es la mayor carga financiera de Estados Unidos.

Diversos fondos fiduciarios del Seguro Social poseen, actualmente, alrededor $2,700 mil millones en activos totales; sin embargo, el mismo gobierno estima que los pasivos del programa superan los $40 mil millones.

Y el segundo mayor fondo fiduciario del Seguro Social, el Fondo de Seguro de Incapacidad, se agotará totalmente en cuestión de semanas.

Informe preocupante
Los administradores que gestionan estos fondos masivos en nombre de los jubilados de los Estados Unidos, actuales y futuros, están muy preocupado.

En el informe del 2015 de la Junta de Fideicomisarios del Seguro Social y el Medicare, se afirma muy claramente:
“La seguridad social en su conjunto, así como el Medicare no puede sostener los costos del programa proyectado a largo plazo…”, y el gobierno debe “dar al público el tiempo suficiente  para prepararse”.¡Sorprendente!

Ahora, siempre oímos a los políticos decir que “la Seguridad Social va a estar bien”. Así que esta Junta Directiva debe ser un montón de locos. De todos modos ¿quiénes son estos chicos?
Ellos son el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos. El Secretario de Salud y Servicios Humanos. El Secretario del Trabajo, etc., etc.

La gente debe prepararse
Estas son las personas que han firmado con su nombre al informe, diciendo que el Seguro Social estará en quiebra, y que el Congreso tiene que dar a la gente el tiempo necesario para prepararse para cuando el gobierno les ajuste la correa.
Y ellos deberían prepararse.

La Oficina de Responsabilidad Gubernamental de Estados Unidos publicó recientemente un informe que muestra que decenas de millones de estadounidenses no han ahorrado un centavo para su jubilación; y aproximadamente la mitad de los “Baby Boomers” —los nacidos entre 1948 y 1960— tienen cero ahorros para la jubilación.

Esto significa que hay un abrumador número de estadounidenses que tienen todas sus esperanzas de jubilación depositadas en la Seguridad Social.

Esa es una mala idea, o mejor dicho una ilusión. En un reciente proyecto de ley propuesto, la H. Res 488, el Congreso declara a quemarropa que el Seguro Social “nunca fue pensado… para ser la única fuente de ingresos de jubilación para las familias”.

El S.S. se irá a la bancarrota
Aparentemente han captado el mensaje de los Fideicomisarios de la Seguridad Social y quieren empezar a preparar a las personas para la inevitable verdad.
Esto ya no es una teoría de conspiración.

El Secretario del Tesoro, lo está diciendo. El Congreso lo está diciendo. Los números están gritando que: Seguridad Social se irá a la bancarrota.

En última instancia, sólo se trata de otro capítulo en la misma historia —que el gobierno no puede ser invocado como el proveedor o el productor, sólo para despilfarrar y fallar.

Claro, sus intenciones pueden ser nobles. Pero ya no se puede confiar en este nivel de incompetencia en serie, ni debemos ser lo suficientemente tontos como para creer que algún nuevo candidato los puede arreglar.

Las previsiones no son para alarmarse, son para prepararse
Si usted tiene cincuenta años y más, usted estará probablemente bien, por al menos 10-15 años, obteniendo beneficios.

Si usted está en los 40 años y menos, usted tiene que estar preparado en un 100% para valerse por sí mismo. (Y lo último aplica totalmente a los inmigrantes, usted no tendrá ningún bote salvavidas, a no ser que usted mismo se lo construya.)

Pero no hay que alarmarse. Afortunadamente, usted tiene tiempo para prepararse. Es hora de construir. Y el tiempo para aprender.

Lo que no le enseñan
La educación financiera es absolutamente crítica aquí, lo que incluye la capacidad de generar ingresos y administrar el dinero, dos cosas que no se enseñan en el sistema educativo controlado por el gobierno.

También puede considerar algunos ajustes en su estilo de vida, que puede incluir mudarse al extranjero, donde su dinero puede obtener mucho, mucho más.
En última instancia, aprender a confiar uno mismo no es tarea fácil, pero es una oportunidad increíble para ser más libre.

Y al hacerlo, un día ya no se preocupara por las decisiones que realizan los burócratas incompetentes, ya que uno mismo estará en control de su propio destino.
Traducción: A. Mondragón

.

.