10.24.2015

¿Cuánto nos cuesta administrar el Estado? por Andrés L. Mateo


¿Por cuánto nos salen “El querido” y su segunda base, “Putico”, “La que no coje corte”, “Peggy”, “El sangrú”, Luis “El gallo”, el “otro gallo” de Inespre, “El curita”, del PTD; “El marqués del barrilito”, “El brujo Temo-cho”, “El Judas” diplomático, la “dama Vuitton”, el “bello Abel y su calendario”, Las “Mega-divas” y sus nalgas postizas, 

El hijo del gordo en la Lotería, y el gordo mismo hijo del líder máximo del PRD; Quique y su BNV, la cara de mármol de Frank Soto y la risa de hiena de Féliz Bautista, el reloj de seis millones de Díaz Rúa, los sombreros de Margarita, los Tucanos y el senador mafioso, las habichuelas con dulce de los diputados, las “comisiones” del senado y los viajes de Prim Pujals, 

Los “negocios” de Miguel Vargas, las residencias de los Mogotes de los Ministros y exministros, los apartamentos de la corrupción que construyó Alma Fernández para dirigentes del partido en la avenida Luperón; los más de veintiocho mil militantes del partido que cobran las nominillas A y B prorrateadas en todos los ministerios, y el elevado volumen de la corrupción; en definitiva, el Estado dominicano es una mula (¿La Mañosa, la de Juan Bosch?) que soporta una carga descomunal, al  que exprimen sin piedad los ´”lideres” del partido de gobierno, y sus aliados; y hasta ciertos sectores de la “oposición”.

.

.