6.05.2006

Hatuey de Camps revela le extirparon tumor canceroso

El dirigente político Hatuey De Camps confesó que le fue extirpado un tumor canceroso en el colon, afección por la que tuvo que ser internado en los Estados Unidos al final de la campaña electoral.

Entrevistado por su ex esposa Milagros Germán en el programa Chévere Nights, De Camps contó que "en campaña estaba sintiendo una molestia. Voy a Samaná a participar del proceso y tenía cólicos, por lo que consulté a algunos médicos amigos. Creía que era ameba".

Añadió que al día siguiente llamó al doctor Rafael Nazario y que le hicieron las investigaciones médicas de lugar. "Había que usar un medio de contraste que era el yodo. Le temo al yodo porque a muchas personas les ha creado problemas irreversibles en los riñones.

Pidió al urólogo Rafael Antún que viniera de Miami a verlo y que el médico no podía, por lo que alquiló un avión ambulancia y viajó a Estados Unidos.
De Miami viajó a New Jersey, donde lo esparaba una ambulancia que lo llevó al Prebisterian Medical Center de Nueva York. El jefe de cirugía esperaba por él, al igual que colaboradores suyos que habían llegado primero.

"Una de las cosas más difíciles que me han pasado fue meterme un levín sin anestesia", confesó. Narró que unas horas después lo llevaron a cirugía luego de explicarle que tenía una obstrucción intestinal de la que tenían que liberarlo.

Tenían a mano dos recursos para resolver el problema: La colocación de una "bolsa excretora" a la que van a parar las heces sin pasar por el el colon, o cortar el pedazo del colon afectado y empalmarlo, lo que implicaba que en las primeras semanas evacuaría más de lo normal y que tendría que acostumbrarse a eso.

Eligió la segunda opción y "Dios permitió que eso pudiera hacerse".

El licenciado De Camps fue enfático al afirmar que "quiero significar que estoy diciendo todo lo que tengo, y si tengo que hacer algún strip tease para demostrarlo estoy dispuesto".

Confesó que a lo largo del proceso lo único que pedía era que le sacaran el levín. Y cuando despertó se sentía "otro hombre". "Como la experiencia me dice que al otro día los médicos te piden que te pares, hice una barbaridad, me paré. Durante ese día me sometieron a hielo en los labios, estamos hablando de cinco días sin comer, la operación duró unas cinco horas", recuerda.

Señala que los estudios indicaron que el tumor era canceroso, y luego de la operación él empezó a caminar apenas horas después. El doctor le dijo que podía comer lo que quisiera y a los seis días le dieron de alta.

Recordó que "el cáncer de colon y el de mama son de los más manejables de todos. No así el de Peña Gómez ni el de Majluta, lo que si es que hay que atacarlos con todo el peso de la medicina".

De Camps dijo en tono de broma que siempre había usado pantaloncillos de campana y que vino a ponerse los atléticos mucho tiempo después de que su uso se expandiera.

"Ahora resulta que comienzan a usarse otra vez esos pantaloncillos de campana, y como me hicieron la operación de lugar regreso a usarlos", añadió en son de chanza.

Para dejar claro cuál es su verdadera situación, el dirigente político abrió su camisa y mostró ante las cámaras la herida de la operación, bromeando con relación a que hacía un strip tease en televisión y recalcando que se sentía rápidamente recuperado.

.

.